Traspaso de Competencias del APSA a la Secretaría de asuntos económicos

Ir a inicio
Traspaso de Competencias del APSA a la Secretaría de asuntos económicos
Inicio » Noticias » Traspaso de Competencias del APSA a la Secretaría de asuntos económicos

Traspaso de Competencias del APSA a la Secretaría de asuntos económicos

El 8 de julio de 2014 el Romano Pontífice estableció con una carta apostólica en forma de motu proprio la transferencia de competencias de la sección ordinaria de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA) a la Secretaría de asuntos económicos.

La Comisión referente de la organización de la estructura económico-administrativa de la Santa Sede (COSEA) había recomendado al Papa «simplificar y consolidar las estructuras de gestión existentes y mejorar la coordinación y supervisión en toda la Santa Sede y el Estado de la Ciudad del Vaticano». Una de las finalidades principales de esta coordinación ha sido el «compromiso explícito en la adopción de principios de contabilidad y de gestión financiera aceptados generalmente, así como en la presentación de informes financieros, controles internos avanzados, transparencia y gobierno».

El motu proprio del 8 de julio de 2014 estableció la transferencia de la sección ordinaria de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica a la Secretaría de Asuntos Económicos. Puede parecer un simple eslabón más en una cadena de traspaso de atribuciones. Sin embargo, supone un punto importante en la reconstrucción del nuevo cuadro económico de la Santa Sede.

El motu proprio del 8 de julio es consecuencia de algo ya insinuado en el motu proprio de 24 de febrero de 2014 Fidelis dispensator et prudens. En él se definían las funciones de la nueva Secretaría de Economía con fórmulas que recordaban precisamente a las competencias de la Sección Ordinaria de la APSA (control económico y vigilancia de las entidades de la Santa Sede, políticas y procedimientos relativos a adquisiciones y a la adecuada distribución de recursos humanos, etc.). Por otro lado, el nuevo papel de este organismo será el de actuar como Tesorería de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano. Para ello tratará de mantener, tal como ha recomendado Moneyval, relaciones estrechas con los principales bancos centrales del mundo.

El motu proprio establece, por lo tanto, que la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica no estará dividida, en adelante, en dos secciones sino que contará con una única sección que desempeñará solo las funciones que eran competencia de la Sección extraordinaria hasta ahora. La sección ordinaria administraba el patrimonio inmobiliario a nombre de la Santa Sede; se encargaba también de la gestión de los contratos de trabajo (todo lo referido al estatuto jurídico-económico) del personal de la Santa Sede; supervisaba los entes sometidos a su dirección administrativa; atendía el servicio de caja para la actividad ordinaria de los dicasterios; llevaba la contabilidad, y realizaba los balances de entradas y salidas y el presupuesto (cfr. art. 174 suprimido). Cumplía básicamente una función de tesorería general de la Santa Sede y dependían de ella materias tan importantes como los recursos humanos o la elaboración de los balances y el presupuesto general.

El traspaso de competencias se concreta en cuatro artículos que constituyen el cuerpo del motu proprio y que suponen una sustitución de algunos artículos de la Constitución Apostólica Pastor Bonus. El artículo 4 establece una Comisión técnica para facilitar dicha transferencia de competencias y para la gestión de las cuestiones pendientes en el momento de entrada en vigor del motu proprio. Esta disposición puede dar idea de la inmediata y absoluta transferencia real de funciones que se producen con esta nueva norma. En cumplimiento de este artículo se ha creado una pequeña oficina denominada Project Management Office (PMO).